Por qué elegí la mochila Manduca como mi portabebés principal

por-que-mochila-manduca

Cuando nos iniciamos en el mundo del porteo fue en el embarazo, a raíz de leer la importancia del contacto piel con piel descubrimos los fulares. Decidimos informarnos más sobre el tema ya que nos interesaba portear a nuestro hijo, pero no teníamos ni idea el mundo que estábamos a punto de descubrir.

Nuestra primera compra fue un fular portabebés tejido y una mochila portabebés Manduca, lo hicimos a través de una tienda online como la que ahora tenemos nosotros (¿quién nos iba a decir en ese momento que en unos años estaríamos así?). Vimos muchos vídeos en Youtube sobre cómo colocarnos el fular pero no practicamos nada, así que cuando llegó el momento de colocar al bebé y con el calor que hacía (estábamos en pleno julio) no conseguimos nuestro objetivo en el primer intento. Pasado el verano volvimos a intentarlo y nos aconsejó una chica que usaba fulares y todo fue mucho mejor 🙂

Tras el intento fallido del fular nos centramos con el otro portabebés que habíamos comprado: la mochila Manduca. Recuerdo que estuve a punto de no comprarla porque mi hermana tenía una mochila muy parecida y me la podía prestar, pero al leer sobre el tema del porteo descubrí las mochilas que eran ergonómicas y las que no lo eran. Resulta que mi hermana tenía una  mochila “colgona” (¡y ella sin saberlo! jeje), así que me reafirmé en mi compra y en unos pocos días recibimos con alegría la mochila Manduca. Mi hermana siguió diciéndome que esa mochila era igual que la suya, hasta que nació mi hijo y probó a portearlo en la Manduca, su cara cambió y me dijo que ella cuando llevaba a su hijo en la mochila sentía que le destrozaba la espalda y con ésta podía pasarse horas paseando con mi hijo.

Nosotros elegimos la mochila Manduca un poco por casualidad, era la mochila ergonómica que vendían donde compramos el fular. Pero fue la mejor compra y lo que más hemos amortizado. Para mí lo más destacable de Manduca es su reductor, es muy seguro y adaptable. Muchas mochilas no lo llevan y por eso es mejor utilizarlas cuando el bebé tiene 4-5 meses y otras dicen que llevan reductor pero no tienen este sistema y da la sensación de inseguridad cuando pones ahí al bebé. El reductor de Manduca te da la posibilidad de utilizarla desde casi el principio (está recomendada a partir de los 3,5 kilos y aguanta hasta 20 kilos de peso), y la mochila es tan fácil de poner que cualquier padre inexperto lo consigue 😉

Las mochilas portabebés ergonómicas, y en nuestro caso la Manduca, son una inversión segura para todos los padres que se quieren introducir en el mundo del porteo. ¿Cuál es tu mochila preferida?

Anuncios

7 pensamientos en “Por qué elegí la mochila Manduca como mi portabebés principal

  1. Pingback: Portabebés: la solución para tu día a día. | Siénteme

  2. Pingback: Portabebé Caboo: la sencillez de una mochila con la comodidad de un fular | Siénteme

  3. Pingback: Portabebés Caboo DX: híbrido perfecto entre fular y mochila portabebé | Siénteme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s